Olor a tinta…

Cuando decidí estudiar periodismo, me veía en la redacción de un periódico, frente a una máquina de escribir, y escuchando a diario el tecleo incesante al final de la tarde; el que solo presagiaba una impactante primera plana. Pero el destino tenía preparada otra cosa. Anuncios